Crédito hipotecario: ¿en qué debes fijarte antes de adquirirlo?

créditos hipotecarios

Un crédito hipotecario es la opción más común para comprar una casa, así que si aún no te familiarizas con todo lo que implica.

Antes que nada debes saber que en un crédito hipotecario, la institución financiera te otorga una cantidad de dinero que debe ser devuelta por medio de pagos mensuales que implican intereses, ya sea a mediano o largo plazo.

Por ello antes de elegir alguno, te recomendamos poner mucha atención en los siguientes puntos:

1. Tasas de interés

Hasta que tu deuda quede liquidada deberás pagar una cantidad adicional, misma que se fija desde el inicio de tu contrato. Para que no te tome por sorpresa la volatilidad de las tasas de interés, considera que hay diversos tipos.

a) Fija. Aquí un porcentaje de la cuota que hay que pagar no va a cambiar durante el tiempo que hayas pactado. Es una tasa alta por los riesgos que toma el banco, pero como cliente te da la certeza de que no aumentará.

b) Variable. La cuota con interés variable se modifica cada año por diversos factores de inversión: puede subir o bajar. No es recomendable aceptar esta tasa si tus ingresos no son estables o con tendencia a aumentar.

c) Mixta. La tasa de interés mixta fusiona las anteriores. Los primero años se aplica un interés fijo y después se ajusta, el objetivo es llegar a una tasa baja, pero no es tan seguro lograrlo.

Asegúrate de saber cuál es la que aplica a tu hipoteca antes de comprometerte.

2. Amortización 

Una mensualidad de tu hipoteca está integrada por intereses, seguros y en ocasiones servicios de administración. Lo anterior, se ajusta de acuerdo con cada esquema de crédito, por tanto tienes que prestar atención en lo estipulado por los bancos.

Las cuotas destinan un porcentaje para pagar el capital original y otro para liquidar el interés, esto es lo que se conoce como amortización. El mejor crédito hipotecario es aquel que en los primeros meses te da la oportunidad de abonar a la amortización de capital.

Hay que entender que entre más tiempo dure un crédito, se paga menos al capital y a pesar de que la mensualidad sea una cantidad baja, los intereses son mayores.

3. Inversión y deducciones

Antes de aceptar, programa el pago de tu crédito en tus gastos mensuales y si tienes un plan financiero a un año, mucho mejor, ya que tendrás una proyección más segura que te dará la tranquilidad que necesitas. Por lo regular existe un depósito anticipado, así que debes tener una cantidad considerable para el enganche.

Respecto a las deducciones, no olvides que en México, los intereses que pagues pueden ser deducibles a impuestos en la declaración anual que se realiza en abril ante el SAT.

Una vez que hayas elegido el crédito para la vivienda de tus sueños, ve al paso siguiente: formalizar los trámites.

Fuente: Lamudi

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Artículos Relacionados

Compare

1
¿Necesitas ayuda?
Hola, en qué podemos ayudarte.
Powered by

Enter your keyword